Celestron CPC 1100

        A veces los sueños se hacen realidad, y desde hace tiempo tenía en mente adquirir el telespocio Celestron CPC 1100; evidentemente toda moneda tiene dos caras. Me llegó a finales de Diciembre como regalo de Navidad, CPC 1100.

CPC 1100

También adquirí una serie de oculares y filtros para realizar observaciones más precisas.

Oculares

Filtros CPC, éstos ayudan a difuminar la luz artifical de las ciudades o la observación lunar para que no te deslumbre tanto, o en el cielo profundo en una noche bien despejada resaltar más los contrastes de las nebulosas, galaxia y cúmulos tanto estelares como globulares.

Filtros CPC 1100

Desde Diciembre y con el mando a distancia que viene con el telescopio la alineación es sencilla. Recuerdo de pequeño, con mi anterior telescopio, un Vixen 1200mm. que para alinearlo debía de estar exactamente apuntando a la polar, al taparme unos tejados de casa, pintaba en el suelo las marcas del trípode para futuras ocasiones con el esmalte que me dejaba mi madre.

         También recuerdo que había que anotar y poner las coordenadas tanto ascensión recta como declinación de cualquier objeto para poder ser observado y el movimiento de la Tierra se corregía con una pequeña palanca.

 

         Los años, afortunadamente, pasan, y con el que he adquirido, me sorprende como ha avanzado la tecnología, ya no importa si no ves la Polar, es suficiente alinear tres estrellas brillantes con el ocular y él automáticamente ya te lo orienta perfectamente. Antes por supuesto, se conecta con tres satélites GPS para localizar el Celestron en este maravilloso planeta llamado Tierra.

Desde Diciembre y estando bien alineado con el mando a distancia puedes localizar cualquier cúmulo estelar o globular, dobles, variables, galaxia y nebulosas insertando el código del catálogo que internacionalmente está reconocido y lo localiza. La comodidad es absoluta y claro está el ejercicio es el mínimo. Todas las observaciones telescópicas las tenéis en el blog ordenadas por constelaciones.

            Me impresionó la observación de Júpiter y poder ver sus cuatro lunas galileanas y con una aplicación para iPhone te indican tal como están y los próximos eclipses entre ellos y el disco de Júpiter, recuerdo por tanto, que hace unos 400 años Galileo observó también los eclipses de sus lunas y tuvo que reconocer ante la Iglesia que todo era un sueño, un bonito sueño, …

        También me sorprendió ver M42, la nebulosa de Orión; es espectacular en noches despejadas y limpias podemos llegar a ver los filamentos de la nebulosa y sus diferentes tonalidades o texturas, además de poder ver el trapecio de estrellas jóvenes y azules, astronómicamente recién nacidas.

          Y el fin de semana pasado ya noche cerrada y entre nubes ya pude ver y localizar Saturno, habrá que esperar unas semanas para verlo mejor pero esa primer impresión desde el nuevo telescopio me sacó una sonrisa de felicidad a pesar del frío que estaba haciendo.

        Ya se aproxima la primavera y nos toca en el cielo nocturno la ingente cantidad de galaxias tanto en Virgo como en la constelación de Leo con la excepción del cúmulo globular M3 que también me encantó al poder ver en todo su explendor ese mundo de millones de estrellas a más de 50.000 años luz.

Cuánto nos queda por descubrir, ya os lo seguiré contando. ….

Esta entrada fue publicada en Astronomía, Celestron cpc 1100 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.